Storytelling: Una herramienta para aprender

¿Por qué los niños son capaces de aprender de memoria 721 especies de Pokémon, relacionarlos entre ellos y clasificarlos en generaciones, pero no pueden recordar los 118 elementos de la tabla periódica?

¿Por qué los adultos recordamos el nombre de todos los jugadores de nuestra Liga pero nos cuesta memorizar un protocolo de actuación trimestral?

Desde pequeños, los cuentos y las historias se utilizan para enseñarnos a afrontar la llegada de un hermanito, dejar atrás el pañal, gestionar la rabia … relatos con los que nos educan, nos muestran nuestra cultura y nos inculcan valores morales. La transmisión de estos relatos mediante palabras o imágenes es lo que llamamos narración de historias o storytelling.

En las últimas décadas, se plantea un nuevo modelo de educación. Un modelo que permita que los conceptos calen dentro de las personas. Es por ello que ha arraigado la idea de diseñar los cursos de manera más práctica, más vivencial, más enfocada al aprender y no al enseñar.

El learn by doing, la gamificación, el storytelling, son herramientas que nos permiten utilizar las TIC en esta nueva visión de la educación.

img2

STORYTELLING COMO HERRAMIENTA DE APRENDIZAJE PARA ADULTOS

img3

El storytelling como herramienta de aprendizaje, nos permite utilizar los relatos narrativos para impactar y hacer que el alumno recuerde más fácilmente la información.

Se demostrado que, tanto adultos como niños, aprenden más rápidamente y son capaces de retener mejor los conceptos transmitidos a través de historias, ya que les ayuda a identificarse con los personajes y entender los conceptos y las respuestas a las preguntas que se plantean.

Edgar Dale, pedagogo estadounidense (1900-1985), propuso un modelo sobre la efectividad de los sistemas de aprendizaje que se representa en una pirámide en la que cada sector corresponde a diferentes métodos de aprendizaje. Abajo encontramos los métodos más eficaces y participativos y arriba los menos eficaces y abstractos. Esto nos proporciona una idea clara de qué tipo de formación y participación es la más adecuada.

“Dime y olvidaré, enséñame y recordaré, involúcrame y aprenderé” Benjamin Franklin

Si sumamos esta herramienta de aprendizaje con las TIC, que nos ayudan a crear recursos que mejoran este crecimiento personal, aparece el concepto de “narrativa transmedia” o transmedia storytelling: la mezcla de diferentes medios, plataformas y recursos nos ayuda a reforzar la historia con impactos adicionales .

Transmedia

transmedia

Al crear una historia alrededor de nuestro contenido es necesario definir los objetivos y el entorno. El protagonista debe ser un perfil parecido al de nuestros alumnos, actuar como actúan nuestros usuarios y vivir situaciones que sean conocidas por el espectador.

Hay que enganchar al alumno a la historia, haciéndole interactuar para retener los contenidos, con un rol activo en el proceso de expansión de la herramienta y de aprendizaje de los contenidos. Utilizar las redes sociales, blogs, vídeos, documentos, interacción entre estudiantes, e incluso, hacer aparecer elementos de la historia en la vida real.

“Al final, una buena historia es la que no se olvida con el paso del tiempo” The Story Factor, Annette Simons

Veamos el modelo que determina este aprendizaje.

Cuando escuchamos un relato, buscamos hechos similares que nos hayan pasado para relacionar las sensaciones, emociones, preguntas y vivencias del protagonista. Si además añadimos a este contenido, herramientas de diferentes tintes y metodologías para presentar la información y ampliar la historia, el alumno podrá investigar y profundizar en aquellos aspectos e informaciones que más útiles le resulten.

Imaginemos, como ejemplo, que tenemos que hacer una formación para un grupo de conductores de tren. En este curso, los conductores deben aprender a reaccionar ante problemas típicos que puedan surgir en su día a día: un jabalí en las vías, una avería concreta, un accidente …

Podríamos plantear un pdf, o documento de texto donde encontraran toda la información, planes de actuación y emergencia para cada caso. Podríamos plantear un curso on-line con esta información mostrada de forma más sencilla y agradable, con una metodología adaptada al perfil de los usuarios, estimulando la curiosidad del alumno con preguntas y juegos interactivos para facilitar su aprendizaje.

El transmedia storytelling nos proporciona una herramienta de aprendizaje mucho más potente.

“Sabemos que la gente olvidará lo que dijiste, olvidará lo que hiciste, pero nunca olvidarán lo que les hiciste sentir” Maya Angelou

Podemos presentar a los conductores una plataforma donde la introducción se les presente un vídeo situación: “Estamos en el 2030 y la sociedad vive momentos de pánico. […] Los trenes son vitales en el desarrollo de la industria pero son constantemente atacados por rebeldes […] “.

Dentro de este entorno, el usuario se encuentra una plataforma donde puede acceder a pequeñas cápsulas de contenido y diferentes estilos de juego. Estos juegos presentan situaciones reales en su puesto de trabajo: si tenemos un cerdo en medio de la vía, el conductor ve acercarse al animal a “n” kilómetros por hora, y teniendo acceso a un simulador de tren, debe actuar para frenar el tren, apretar la bocina o llamar a un teléfono determinado.

Durante su conexión a la plataforma podemos llamarle a su teléfono personal para presentarle un caso: “Han atacado el tercer vagón y se ha estropeado la suspensión y el freno de las ruedas.” A partir de esta situación que le hemos planteado en el mundo real, el usuario puede acceder a las herramientas que tiene plataforma para activar las alertas y avisar a la central del mal funcionamiento del tren, o a través de su teléfono real llamar a su responsable para seguir con la acción.

“El storytelling revela el sentido, sin cometer el error de definirlo”

Hannah Arendt

CONCLUSIÓN

El storytelling como herramienta de aprendizaje hace que la experiencia sea mucho mayor y por lo tanto, la curva del aprendizaje se cubra en un plazo de tiempo muy corto, ganando así productividad.

El uso de las tecnologías para sumergir y poner en situación al usuario, ayuda a la historia a crecer y desarrollarse durante el transcurso de la acción, haciendo que sea el alumno el que tome las decisiones y decida las actividades a realizar.

El contenido es importante pero no es lo más determinante, lo es el modelo. Se debe trabajar con las herramientas adecuadas al público objetivo y poner en escena todos los elementos necesarios para que nada quede al descubierto y todo pueda ser complementado. Recursos de internet, tutorías, podcasts, ilustraciones, videos, todo lo que el usuario pueda utilizar para vivir y sentir la historia como suya, para memorizarla y saber incorporarla en su día a día como acciones normalizadas.

Como resultado final, el trabajador podrá actuar de forma natural siguiendo los procedimientos establecidos para que ya los habrá incorporado a su comportamiento habitual.

¿Podremos democratizar la educación haciendo a los alumnos partícipes de la toma de decisiones?

¿Podremos implementar estas soluciones en una educación infantil más adaptada, que contribuya a formar ciudadanos involucrados y motivados?

Comparte:

About the Author: Alba Ramírez