Teletrabajo: Un reto. Una oportunidad

 

Esta semana oigo todos los días hablar de teletrabajo de que todas las empresas deberían permitir que los trabajadores trabajaran desde sus casas. Pero para hacer eso hay que estar preparados y no todas las empresas lo están.

El  teletrabajo implica una manera distinta de interactuar que no se puede improvisar en un espacio corto de tiempo. Si se quiere que sea realmente efectiva se ha de planificar.

Existen cuatro aspectos fundamentales que hay que tener en cuenta en una organización para que el teletrabajo sea efectivo.

CULTURA: El teletrabajo ha de formar parte de la estrategia de la empresa. Dentro de la cultura empresarial ha de estar contemplado y se ha de apoyar esta manera de trabajar y estar reconocida como una posibilidad al mismo nivel que la presencia física. Sino, difícilmente funcionará.

Será esa cultura y ese soporte desde las posiciones de dirección las que facilitarán el resto de aspectos necesarios.

MEDIOS: Si no se tienen preparados medios tecnológicos que puedan soportar, en capacidad y rapidez, todas las necesidades generadas por estas personas que están trabajando desde fuera del centro de trabajo habitual el teletrabajo no será efectivo. Por medios me refiero tanto a infraestructura como a plataformas, aplicaciones, etc. No se puede trabajar si no se tiene acceso o no un acceso suficientemente ágil a todo lo que se pueda necesitar (datos, información, conocimiento).

PERSONAS: Las personas, los equipos, han de estar formados en todos los aspectos del trabajo colaborativo desde herramientas a habilidades para compartir y colaborar. El hecho de trabajar de manera no presencial comporta un cambio en las relaciones con el resto de los compañeros. Aspectos como la confianza, la rapidez de respuesta, la confirmación de presencia, son muy importantes. Las personas trabajando de manera aislada, desde su casa, no deberían tener la sensación de estar trabajando solas.

SISTEMA: Si lo que se busca es que la empresa pueda trabajar como una organización en línea, no basta con tener una cultura, unos medios y unas personas preparadas, es necesario tener definido un sistema que permita el acceso a toda la información y conocimiento que se necesita para el trabajo en el momento que se necesita. Desde fuera no podremos trabajar de la misma manera si no tenemos acceso a todo lo que precisamos y que solemos encontrar fácilmente en nuestro entorno habitual de trabajo. Hemos de poder acceder a TODO lo que requerimos en el día a día y para ello es imprescindible tener implementado un sistema de gestión del conocimiento acorde a nuestra actividad. Y TODO se refiere tanto a la información (datos, informes, manuales, imágenes…) como a las personas (compañeros, expertos…). De otra manera el trabajo se verá limitado a aquello a lo que podemos acceder y mermado en lo que no se encuentra accesible.

Es pues el momento de repasar estos cuatro aspectos y mejorar nuestra empresa para que el teletrabajo y para que as nuevas formas de trabajar sean una realidad de ahora en adelante.

Comparte:

About the Author: Núria Lupón

Núria Lupón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *